Visor de contenido web Visor de contenido web

El Milagro de la Virgen del Rosario
 

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

     Se dice que una noche estando el sacristán del pueblo cerrando las puertas de la iglesia de Pitres después de unas novenas y subiendo para salir por la puerta de la sacristía observó que la Virgen no estaba en su altar, había desaparecido. Se lo hizo saber al cura y se armó bastante revuelo, pero al día siguiente la Virgen apareció de nuevo en su altar y entonces se acercó el sacristán y con respeto y cariño le dijo que dónde había estado esta "jandorrerilla" y mirándola mientras hablaba con ella tocó su manto y notó que estaba mojado y tenía arena pegada.
 

      Pasó algún tiempo y un buen día se presentó en el pueblo de Pitres un marinero llamado D. Diego Vázquez que trajo un cuadro de la Virgen con el Niño Jesús en la playa. El cuadro llevaba el nombre de este señor y la fecha en que un extraño suceso ocurrió en alta mar.
 


     Estando el marinero pescando a la altura de La Mamola se presentó una tormenta que hacía zozobrar la embarcación, viendo que estaba a pique de hundirse, el marinero en ese momento trágico se encomendó al Santo que primero le vino a la memoria y la casualidad hizo que fuera la Virgen del Rosario de Pitres. Es por eso por lo que vino personalmente y ofreció el cuadro y un rosario de plata, en agradecimiento por haberse salvado misteriosamente de aquella tempestad.
 
     El cuadro estaba colgado en uno de los muros que sujetaba un arco de la techumbre de la iglesia, al lado de la capilla de la Virgen y pudo ser contemplado durante mucho tiempo por todas las personas de aquella época, hasta el día en que se partió ese muro y se derrumbó la columna y parte del techo de la iglesia. Todo ocurrió por la noche, por lo que no hubo que lamentar ninguna desgracia personal. A consecuencia de este suceso se desalojó la iglesia repartiéndose entre todos los vecinos del pueblo las imágenes de los Santos. Pero todas las imágenes desaparecieron durante la guerra civil y por lo tanto también el cuadro del marinero al que hacemos referencia. El rosario de plata desapareció al poco tiempo de entregarlo el marinero y quizás muy pocos pudieron verlo.