Visor de contenido web Visor de contenido web

Leyenda del judío errante

 

                                                                                                                                                                                                                  

     Se cuenta que un día, cuando estaba lavando un grupo de mujeres en la fuente del Barrio Alto de Pitres apareció por allí un individuo forastero bastante raro y estrambótico que sorprendió a las mujeres, este hombre le preguntó qué Santo tenían en este pueblo por Patrón.
 

 

     Las mujeres le contestaron que a San Roque y entonces él muy sorprendido les contestó: "Si es el Cojo Roque, aquí no tengo nada que hacer" y se marchó sin entrar al pueblo.
 

 

     Este personaje cuentan que era el Judío Errante que por donde pasaba iba propagando la peste y las epidemias. Y como San Roque es abogado de las mismas, en ese año que hubo epidemia de cólera,  Pitres se libró de ella, por intercesión del Santo.